1806 Concesión de una tierra a un vecino de San Martín por parte del marqués de Malpica.

Los marqueses de Malpica además sus grandes posesiones territoriales en San Martín de Pusa, también poseían pequeñas porciones de tierra y olivares dispersos por su término municipal, como por ejemplo en la Matalobos, Los Llanos, los Buhos, etc, algunas las cuales las siguen conservando hoy en día sus herederos. Esas pequeñas fincas llegaron a ellos bien por el impago de censos (préstamos) o por donaciones que les realizaban.

Nuestra historia de hoy se trata de un documento fechado en 1806 sobre la concesión de una de esas pequeñas fincas a un vecino de San Martín por parte del marqués de Malpica.

El beneficiario de la concesión fue Laureano Fernández-Giro, de él conocemos que había nacido en 1761 y que el Padrón de Alistamiento de 1808 figura como casado sin hijos de 47 años y excluido por haber servido en el Regimiento de Caballería de Villaviciosa y en la Compañía de Inválidos de Madrid, lo que nos hace pensar que posiblemente fuera un mutilado de guerra.

Por entonces hacía menos de un año que el marqués de Malpica, Manuel Antonio Fernández de Córdoba y Pimentel había fallecido y el heredero, Joaquín, era menor de edad, por lo que su madre la duquesa de Arión y marquesa viuda de Malpica, María del Carmen Pacheco Téllez-Giròn es quien realiza la concesión en nombre de su hijo.

La concesión de la tierra sería muy probablemente por alguna atención que los marqueses quisieron tener con Laureano, pues la familia Fernández-Giro debió estar al servicio del marquesado, toda vez en 1836 Eugenio Fernández-Giro, hermano de Laureano, figura como guarda de la dehesa, también es muy probable que la tierra se la cediera porque lindaba con un vínculo que poseía otro hermano, de José Fernández-Giro. Un vínculo eran una serie de bienes que tras el fallecimiento se los propietarios se “vinculaban” a una persona o una línea sucesoria de la familia para su administración.

Lo cierto es que en diciembre de 1806 se procedió a realizar el documento de concesión de la tierra por medio de un escribano real de Talavera, la transcripción del documento es la siguiente:

CONCESION DE UN PEDAZO DE TIERRA A LAURENO FERNÁNDEZ-GIRO VECINO DE SAN MARTIN DE PUSA POR LA EXCMA. SEÑORA DUQUESA DE ARIÓN Y MARQUÉSA VIUDA DE MALPICA, COMO MADRE TUTORA DE SU PRIMOGÉNICO.
En la villa de San Martin de Pusa a once días del mes de diciembre de mil ochocientos ochenta y seis, ante mi Escribano de S.M. con residencia en la villa de Talavera de la Reina y estante al presente en esta dicha villa y los testigos que al final se expresara, pareció el Licenciado Don Pedro Rodríguez del Castillo, administrador del Excmo. Señor Marqués de Malpica y de Mancera, y dijo que el día ocho de julio de este presente año, se ha servido la Excma. Señora Duquesa de Arión, Marquesa viuda de Malpica, como madre, tutora y curadora del dicho Excmo. Señor conceder a Laureano Fernández-Giro de esta vecindad, un pedazo de tierra a caber una fanega de tierra, poco más o menos junto al sitio de los Mártires, a mano izquierda del camino o cuesta que va a Macarro, linda a Mediodía con tierra del vínculo que posee José Fernández-Giro, por Oriente con tierra de Benito Martín de la Plaza, por Poniente con olivas de la Iglesia de Santa Ana y por el Norte con dicho (camino) y este cumplimiento de la citada orden de S.E, le concede el dicho administrador el uso y disfrute de dicha tierra, bajo de la condición de pagar el dozavo de los granos que cogiere después del diezmo a S.E. como dueño y señor de dicha tierra, y estando presente el referido Laureano Fernández-Giro manifestó su agradecimiento a S.E. y se ofreció a tener cuidado y labrado dicho pedazo de tierra y pagar el dozavo al Excmo. Señor Marqués de Malpica según queda referido.
A cuyo cumplimiento y obliga de su persona de bienes muebles y raíces habidos y por haber para poder cumplir a las justicias y jueces de S.M. que sean competentes, para que a ellos les competan y apremien con todo rigor de derecho y juicio ejecutivo como si fuese de sentencia definitiva de juez competente sea pronunciada y pasada en autoridad de cosa juzgada consentida y no apelada sobre que renuncien sobre todas las leyes, fueros y derechos con la general.
Así lo dijesen, otorgan y firman (a quien doy fe conozco), siendo testigos Juan Ramírez, Martín García y don Juan Antonio Ortíz de Lozán, vecinos de dicha villa de San Martín de Pusa.

El documento en sí no tendría más importancia que, por ejemplo, conocer que la iglesia de Santa Ana tenía un olivar en San Martín, sin embargo encierra algo más, y es el concepto jurídico de la concesión de la tierra, pues el marqués no cede regala la propiedad de la tierra a Laureano, si no que se la concede para su USO Y DISFRUTE a cambio de una contraprestación como era el dozavo de los granos y semillas, es lo que se conoce como contrato enfiteusis una figura jurídica de la Edad Media que estuvo muy extendida en el reino de Aragón y que en Valdepusa estuvo presente hasta mediados del siglo XIX.
En 1548 don Francisco Barroso de Ribera dio en contrato enfiteusis las tierras de la Matalobos y Capilla del Fraile, de la misma forma los vecinos de Malpica mantuvieron hasta la caída del Antiguo Régimen ochenta y seis suertes de tierra, las más próximas al pueblo.
Con la llegada del liberalismo y la abolición de los privilegios señoriales a los enfiteutas, es decir quienes tenían en uso y disfrute las tierras cedidas fueron favorecidos para hacerse definitivamente con la propiedad de las mismas.

FOTO: Zona de Los Mártires donde le fue concedida la tierra.

FUENTES: Archivo Hitórico Provincial de Toledo. Protocolo Signatura: P-16354/14

Deja un comentario

logo tierra de Valdepusa

La historia nos hace conocer el cómo y por qué somos así y la influencia que los acontecimientos tienen en las futuras generaciones de los pueblos.

Contacto