Algunas denominaciones dadas a las tierras en Valdepusa.

En el vocabulario de nuestros mayores hay muchas palabras que hoy en día se van perdiendo o están en desuso.

En conversaciones en los pueblos de Valdepusa se utilizan o se han utilizado las siguientes palabras relacionadas con la denominación de la tierra: dehesa, frontera, alijares, ejido, suerte, pedazo, herrén, pijual y prado boyal.

Incluso dentro de ese campo semántico hay palabras que han llegado a convertirse en topónimos, como por ejemplo: El Pedazo de la Iglesia, La Dehesa de Pusa, El Pedazo los Pobres, etc.

Vamos a ir describiendo la citados términos.

DEHESA:

Etimología: del latín defensa, defendida,

Diccionario de la RAE: Tierra generalmente acotada y arbolada, por lo común destinada al pasto.

En Valdepusa: La palabra, hoy casi en desuso, hacía mención a la dehesa de Pusa, un espacio que comprendía 35 quintos con aproximadamente 20.000 fanegas de tierra, a lo largo del rio Pusa. De esos 35 quintos, existía una parte cerrada con una cerca de tapial que incluía a 22 de ellos. La tapia de cerramiento tenía varias puertas y una longitud aproximada de 46,5 kilómetros.

Dehesa de Pusa. Aun hoy se aprecia por donde discurría la tapia de la dehesa.

En el entorno de Valdepusa encontramos otra denominación derivada de dehesa, como “dehesilla”. Concretamente en la parte occidental del término de Malpica, próximo al quinto de Coscoja, comprendía 42 suertes que llegaban hasta el Tajo.

La misma denominación la encontramos en el término municipal de San Bartolomé de las Abiertas, en una zona próxima a los quintos de Los Jarales.

FRONTERA:

Etimología: del romance fronte y el sufijo -era. La palabra fronte viene del latín fron o frontis, cuyo unos de sus significados es frente a.

Diccionario de la RAE: Puesto o colocado de frente, límite.

En Valdepusa, entendemos como fronteras aquellas parcelas de tierras que se encuentran próximas a las poblaciones, es decir; frente a las mismas o haciendo límites con los terrenos del ejido.

Fronteras del Camino de Santa Ana. San Martín de Pusa.

ALIJAR:

Etimología: Proviene del árabe hispano addîsàr.

Diccionarios Históricos de la RAE: 1. Terreno inculto o baldío, generalmente cubierto de monte bajo y arbusto; dehesa. 2. Ejido o terreno de una población, de uso comunal, bien para esparcimiento de sus vecinos, o bien para otros fines prácticos.

En Valdepusa ambas definiciones describen a la perfección lo que hasta principios del siglo XIX se llamaron terrenos alijariegos, que no eran otros que las sesenta fanegas de tierra comunal que tenían los pueblos de San Martín, Santa Ana y Navalmoral de Pusa en los quintos de Capilla del Fraile y de Los Jarales y que por la Concordia de 1827 pasaron a manos del marqués de Malpica.

EJIDO:

Etimología: Ejido viene del latín exitus que significa salida o lugar para salir.

Diccionario de la RAE: Campo común de un pueblo, lindante con él, que no se labra, y donde suelen reunirse los ganados o establecerse las eras.

En Valdepusa todos los pueblos tenían y siguen teniendo, algunos de ellos, terrenos de ejido, es decir, terrenos comunales. Con la expansión urbanística de los municipios gran parte de las tierras de los ejidos fueron facilitadas por los ayuntamientos para la construcción de viviendas, como ocurrió en San Martín con los ejidos del Cerro San Antonio y el Cerro de las Cruces. Aunque también existen terrenos del ejido más alejados del pueblo como por ejemplo El Prao.

SUERTE:

Etimología: Del latín sort, sortis.

Diccionario de la RAE: Parte de una tierra de labor, separada de otra u otras por sus lindes.

En Valdepusa el término suerte se emplea en parcelas de labor. Probablemente esa denominación venga de los repartos que hacían los señores de Valdepusa entre los vasallos de tierra para su laboreo. Así se hicieron repartos en Malpica en 1618 y en 1776 como fruto de ellas se establecieron el dominio útil de sus vecinos sobre las 86 suertes. Igualmente hubo repartos en San Martín en la Mata Lobos en 1548.

PEDAZO:

Etimología: Del latín pittacium y del griego pittákion.

Diccionario de la RAE: Parte o porción de algo separada del todo.

El Pedazo de la Iglesia con sus fronteras.

En Valdepusa se conocen con el nombre de pedazo a pequeñas parcelas de terreno, que muy probablemente pertenecieron a otra tierra mayor y que por circunstancias del destino, principalmente, por herencias o donaciones fueron segregadas. Así por ejemplo tenemos varios topónimos que lo atestiguan, por ejemplo el Pedazo del Administrador, una pequeña tierra segregada de Valdepusa que se entregaba al administrador del marqués para su disfrute, o el Pedazo de la Iglesia, que comprendía tierras que eran de la Cofradía de Nuestra Señora de la Bienvenida, también el Pedazo de la Mina, en Las Viñas, que se segregó para esa actividad y así quedó el topónimo.

HERREN:

Etimología: Del latín farrāgo.

Diccionario de la RAE: Forraje de avena, cebada, trigo, centeno y otras plantas que se dan al ganado.

En Valdepusa se da la circunstancia se conoce como herrén o ren el terreno próximo al pueblo donde se sembraba el forraje para los animales, es decir lo que la RAE llaman “la herrén”. También nuestra herrén era un terreno en el que se solía echar el estiércol de los animales y los desperdicios de la casa. D. Fermín Caballero al describir en 1825 el casco urbano de Navalmoral de Pusa decía:

“Se compone la población de 32 manzanas todas reunidas, pero que ocupan demasiado por las herrenes y cercas de olivos que tienen, tres plazas regulares, cinco plazuelas; y veinte y cuatro calles numeradas.”

PEGUJAL (PIJUAL)

Etimología: peculiāris ‘adquirido con el peculio’, es decir con lo propio

Diccionario de la RAE: Pequeña porción de terreno que el dueño de una finca agrícola cede al guarda o al encargado para que la cultive por su cuenta como parte de su remuneración anual.

En Valdepusa al pegujal se le llama pijual, era una retribución en especie. El dueño de la finca dejaba a una persona de su confianza un trozo de tierra para que sembrara lo que quisiera, generalmente garbanzos. Es similar a la escusa que dejaba llevar a los pastores.

PRADO BOYAL:

Etimología: Prado del latín pratum. Boyal proviene de buey.

Diccionario de la RAE: Prado: Tierra muy húmeda o de regadío, en la cual se deja crecer o se siembra la hierba para pasto de los ganados. Boyal:comúnmente a las dehesas o prados comunales donde el vecindario de un pueblo suelta o apacienta sus ganados, aunque estos no sean vacunos.

En Valdepusa existieron varios prados boyales. El de San Martín es el hoy conocido como El Prao, una depresión de terreno sobre el arroyo Navajatas lo que hace que sea un lugar muy fresco y con abundante humedad, donde pastaban las bueyadas de los vecinos. Hoy en día sigue siendo del ejido del pueblo.

Hasta aquí este pequeño resumen de muchos vocablos de nuestra tierra que se van perdiendo poco a poco.

Deja un comentario

logo tierra de Valdepusa

La historia nos hace conocer el cómo y por qué somos así y la influencia que los acontecimientos tienen en las futuras generaciones de los pueblos.

Contacto