La Fábrica de la Iglesia de San Martín de Pusa en 1751.

Con el nombre de Fabrica de la Iglesia se conocían como “el conjunto de bienes materiales destinados al sostenimiento de la iglesia y al culto en esa iglesia, que tenía como administrador al representante legal de la persona jurídica titular del edificio”, es decir: esos bienes les administraba un mayordomo representando al arzobispado.

En el siglo XVIII los mayordomos de las fábricas de las iglesias ya no eran clérigos como en siglos pasados, eran seglares “notables y celosos”, por aquel entonces el de San Martin era D. Diego Martín de la Plaza uno de los labradores más pudientes, vivía en la Plaza del Ayuntamiento y tenía una hacienda de unas 80 fanegas de tierra, unas 200 olivas, más de 5.000 cepas, 20 parejas de bueyes, vacas, mulas, bodega, etc., estaba casado con Josefa Fernández de Loaysa.

Este buen señor administraba los bienes de la iglesia que, en 1751, eran los siguientes:

RENTAS QUE PERCIBIA LA IGLESIA

Los ingresos se componían de x capítulos, las rentas decimales, es decir el diezmo de las cosechas, de cada diez parte una iban a la iglesia.

Por esas rentas la iglesia percibía 1.003 reales por un quinquenio.

Luego estaban los diezmos de los corderos y la lana de Valdepusa, que pagaba el marqués de Malpica, y que suponían unos ingresos de 273 reales.

También estaban los censos, es decir: préstamos que había dado la iglesia y cuyos réditos anuales eran de 134 reales.

Se da la circunstancia que los tres censos que tenía la iglesia de San Martín era a forasteros. Uno a un vecino de Navalmoral, otro aun vencino de Navalucillos Montes de Toledo y otro a un vecino de Cebolla.

Y por último estaban los ingresos por lo que pagaban las Cofradías, Memorias y Capellanías por el uso de la iglesia y que era lo siguiente:

– Capellanía de D. Juan Higalgo, cada año 22 reales

– Capellanía de Pedro e Ysabel Gómez, paga en cada año 40 reales

– Dos capellanías de Velorado, pagan por cada año 66 reales.

– Memoria de Juan Gómez de Paredes, paga cada año 18 reales

– Dos capellanías de Ánimas, pagan cada un año 73 reales y 18 maravedíes

– Memoria de Juan de Cebreros, 5 reales

– Primero patronato de Valverde, 18 reales

– Patronato de Diego del Valle, paga 18 reales

– Patronato de Tofiño paga 12 reales

– Capellanía de Doña Catalina de Ribera paga 18 reales

– Capellanía de Don Francisco Aceytuno 20 reales

– Capellanía de Don Juan de Paredes 20 reales

Otros ingresos eran los de los “capillos”, los capillos era el gorro blanco que se ponían a los niños en los bautizos y la iglesia cobraba por su uso. Eso le reportaba unos ingresos por quinqueño de 59 reales.

Y por último estaban los ingresos por los “rompimientos” es decir por sacar los restos de los enterrados y volver a utilizar las sepulturas para nuevos enterramientos en la iglesia, esto suponía un ingreso por quinquenio de 245 reales.

PROPIEDADES

Dentro de la administración que le correspondía al mayordomo también se encargaba de las propiedades de la iglesia, que en el caso San Martín eran las siguientes:

– Un olivar de cien olivas de segunda calidad al sitio que le llaman Los Dos Arroyos, a medio cuarto de legua de esta villa.

– Otro olivar de dieciseis olivas y dos tocones de primera calidad y cuatro fanegas de tierra calma (tierra sin árboles) a dos tiros de bala de esta villa… las dichas olivas ocupan como media fanega de tierra y el fruto que estas dan es para la lámpara de dicha parroquia y están a donde llaman el Lavatorio…

– Una tierra de veinticuatro fanegas de primera calidad al sitio que llaman Valdelabar a dos tiros de bala de esta villa…

– Otra tierra de cinco fanegas de primere calidad al dicho sitio de Valdelabar, que está a un tiro de bala de esta villa…

– Otra tierra de fanega y media de primera calidad a la era empedrada que llaman de la Olivilla…

– Otra tierra de fanega y media al sitio que llaman El Charco de Lázaro a un tiro de bala de esta villa…

– Otra tierra de siete fanegas de tercera calidad al sitio que llaman Valleahijado (hoy Vallejado) a media legua de esta villa…

– Otra tierra de nueve fanegas de segunda calidad al sitio que llaman Cáliz media legua de esta villa…

– Otra tierra a la Rozavieja de tres fanegas de tercera calidad a dos tiros de bala de esta villa… –

– Una tierra de seis fanegas de tercera calidad en la Rozavieja a medio cuarto de legua de esta villa…

La totalidad de fanegas que poseía la Fabrica de la Iglesia era de 61 fanegas de tierra de labor y 118 olivas, la mayoría estaban arrendadas a una cuartilla de trigo por cada fanega de tierra al tercer año, toda vez que se sembraba un año y otro lo dejaban de barbecho.

Hoy en día alguna toponimia ha cambiado, otras se han olvidado, aclaremos alguna de la expresada en las fincas descritas.

El olivar del Lavatorio estaba entre los Cuatro Caminos y el Camino de Villarejo, se denominaba así porque el aceite de sus olivos servían para ungir los pies a los ancianos en el oficio de Jueves Santo.

Por otra parte, el Charco de Lázaro estaba en el arroyo Navajatas, próximo al Arca y según D. Fermín Caballero en 1827 en el solían bañarse los muchachos.

También, actualmente en San Martín existen unos pagos denominados “El Pedazo de la Iglesia” dicha toponimia se debe a las tierras de la Fábrica de la Iglesia que hemos enumeramo en el sitio de Valdelabar.

Otra de las propiedades de la Fábrica de la Iglesia era una casa, que se describe de la siguiente forma:

“Una casa en la calle que llaman de la Yglesia que de frontis tiene doce varas y de fondo cinco, se compone de un quarto para tener la madera de dicha Yglesia y una troje que por dicho cuarto se manda y está sobre las casa de D. Alfonso Ruiz de Agüero, y esta se ocupa con granos de dicha Yglesia, linda por solano con dicha calle, por abrego, por gallego y cierzo con casas del dicho D. Alfonso Ruiz de Agüero.”

CARGOS O GASTOS

Los ingresos iban destinados a cubrir los gastos recurrentes de la Iglesia, la relación que hizo el mayordomo de los mismos es la siguiente:

– Sacristán cada año quinientos vente y tres reales…………………………………………..…… 523 r.

– Trigo cada un año dos fanegas que se le dan para hostias, veinte y cuatro reales 24 r.

– De los aniversarios que esta Yglesia tiene se le pagan al Sr. Cura setenta reales cada un año…………………………………………………………………………………………………………………………. 70 r.

– De lavar y recoser la ropa de dicha Yglesia, cada un año ciento y diez reales……….. 110 r.

– Del misto (vino) para las misas, cien reales …………………………………………………………. 100 r.

– Aceyte para las lámparas doce arrobas cada un año.

– Cera para dicha Yglesia por un quinquenio cien libras.

– De incienso cada un año, teinta reales ………………………………………………………………… 30 r.

– De agua, romero, juncia y ramos, nueve reales …………………………………………………… 9 r.

– Subsidio que dicha Yglesia para por cada un año ………………………………………………….108 r.

– De solar las sepulturas por un quinquenio …………………………………………………………… 20 r.

– Visitas por un quinquenio y otros gastos que dicha Yglesia se ofrecen ………………… 138 r.

Hasta aquí las cuentas de La Fábrica de la Iglesia de San Martín presento su mayordomo a los señores emisarios enviados para realizar el llamado Catastro de la Ensenada en 1751, poco tiempo le quedaría a la Iglesia por mantener la mayoría de las posesiones y derechos descritos, pues las sucesivas desamortizaciones, nada menos que ocho hubo desde 1798 hasta 1924, terminarían con las propiedades rústicas, urbanas, memorias, capellanías, etc, todo aquello que no fueran exclusivo para el culto.

FUENTES:

.- ARCHIVO PROVINCIAL DE TOLEDO. Catastro de Ensenada de San Martín de Pusa. Código 32975. Año 1751

Deja un comentario

logo tierra de Valdepusa

La historia nos hace conocer el cómo y por qué somos así y la influencia que los acontecimientos tienen en las futuras generaciones de los pueblos.

Contacto